Una Goodway de altos vuelos